PP Balears

OPINIONES PP BALEARS

24/12/18
Opinión

Las chapuzas de un Govern en descomposición

La tramitación parlamentaria de los presupuestos es un proceso largo en el que se suceden acuerdos, negociaciones y debates interminables que culminan en su aprobación.
El Govern presenta sus presupuestos, los negocia con sus socios y los entra en el Parlament. En este sentido, todos recordamos las fotos del acuerdo entre el Govern y Més per Menorca, y las del Govern con Podemos, que son sus socios externos. Se pactan los acuerdos y los desacuerdos. Con el Partido Popular el Govern no ha negociado nada. No ha querido llegar a ningún acuerdo y, en cambio, ha preferido abrazarse a la extrema izquierda.
El Govern es el responsable de que se tramite el presupuesto y tiene la obligación de velar para que las modificaciones que se produzcan en el trámite parlamentario cuenten con su aprobación. Para ello tiene una mayoría más que cómoda para poderlo hacer y tiene unos socios con quien ha pactado los presupuestos.
Querer traspasar, por tanto, la responsabilidad del resultado de los presupuestos a quien tiene solo 19 diputados es un absurdo. Es su presupuesto y son sus enmiendas y es, en todo caso, una absoluta irresponsabilidad del Govern no cerrar los desacuerdos con Podemos y dejarlos abiertos hasta la última votación.
Se ha hecho sensacionalismo con los resultados de las votaciones de las enmiendas que reducen las aportaciones a la Agencia de Estrategia Turística (AETIB) y a la educación concertada. En ningún caso se producirá esta reducción de presupuesto por cuanto el Govern ya ha anunciado que hará las modificaciones de crédito necesarias para solventar esta circunstancia. Por tanto, seguiremos participando en las principales ferias de turismo, como siempre, y se mantendrán los acuerdos con la escuela concertada.
Querer poner dudas sobre el compromiso del Partido Popular con el sector turístico y la escuela concertada es una absoluta astracanada. Si se hubieran aprobado nuestras enmiendas a favor de la escuela concertada, ésta hubiera recibido más de 15 millones de euros adicionales. Si se hubieran aprobado nuestras enmiendas del sector turístico se hubiera reducido el Impuesto Turístico y se hubieran dedicado 12,5 millones a mejorar las zonas turísticas maduras, por poner solo algunos ejemplos. La izquierda, en cambio, de forma sistemática, las ha votado en contra, por lo que sonroja que ahora se hagan ver como los grandes defensores del turismo al que han atacado durante toda la legislatura y de la escuela concertada a la que han perseguido de forma inmisericorde.
La aprobación del presupuesto de la Comunidad autónoma de 2019 solo ha confirmado la profunda crisis que vive el pacto. Solo se aguantan para la foto, mientras los puñales vuelan de un sitio a otro. El Pacto de izquierdas llega al final de legislatura desdibujado, exhausto y lo peor, provocando la chapuza de unos presupuestos que debían haber controlado hasta el final y que se les ha roto por su extremo izquierdo.