PP Balears

Galmés lamenta que con Cladera el Consell de Mallorca ha vivido “el peor año de la institución desde el inicio de la democracia”

• El PP ha asistido “por lealtad institucional” al acto de primer aniversario del gobierno presidido por la socialista

• El portavoz popular reclama a la presidenta insular “un giro a la hora de gestionar los recursos del Consell” y que “cambie el talante”

El portavoz del PP en Consell de Mallorca, Llorenç Galmés, ha realizado esta mañana un balance “muy negro” de primer año de gobierno de Catalina Cladera al frente del gobierno insular añadiendo que “ha sido el peor año de la institución desde el inicio de la democracia” ya que “se ha fulminado la función más importante del Consell consistente en ser el ayuntamiento de los ayuntamientos, dejándose de lado las necesidades de los alcaldes, regidores y responsables municipales”, un hecho que ha calificado de “muy grave”.

Galmés, que ha asistido “por lealtad institucional” al acto de primer aniversario junto con las conselleras Catalina Cirer y Antonia Roca, también ha criticado que en este primer año de legislatura presidido por Cladera “ha existido un abandono de los menores y de la gente más necesitada” y ha recordado que el gobierno de la socialista se ha visto triste-mente marcado por la violación confesada por un trabajador en la residencia de La Bonanova “ocultada por los responsables del IMAS durante 3 días” y, también, por la existencia de informes durante los últimos 3 años que alertaban de casos de prostitución de menores tutelados por la institución insular.

Para el portavoz popular, la tónica general de este primer año de gobierno presidido por Catalina Cladera ha sido de “muy poco talante, muy poca participación y muy poco diálogo” tanto con los partidos de la oposición como con los diferentes sectores que representan a los colectivos de nuestra isla.

Por todo ello, ha pedido a la socialista “un giro a la hora de gestionar los recursos del Consell de Mallorca, de dar solución a las necesidades e inquietudes de los mallorquines” y que “cambie el talante” a la hora de dirigir los plenos y las áreas de gobierno.