PP Balears

El PP pide a Armengol que en lugar de recortar el salario de los empleados públicos reduzca a la mitad el número de cargos políticos

• Fuster critica “la hipocresía” de la presidenta, que “ha pasado de aplaudir a los funcionarios a negarles una actualización salarial”
• “Con esta decisión, Balears se convierte en la única comunidad autónoma que recorta salarios a los empleados públicos”

El Partido Popular considera que la medida del Govern de recortar un 2% el salario a sus 34.000 trabajadores públicos demuestra “la hipocresía de la presidenta Armengol”, que ha pasado “de aplaudir a los trabajadores públicos a negarles una actualización salarial” que debería estar aplicándose desde el enero en virtud del acuerdo alcanzado en 2018 entre el Gobierno presidido entonces por Mariano Rajoy con los sindicatos. “Con esta decisión, Balears se convertirá en la única comunidad autónoma que recorta salarios a los empleados públicos”, lamenta el secretario general del PP, Toni Fuster.

“Si la única justificación que da el Govern para recortar el salario a los trabajadores públicos es ahorrar 36M€ para contratar más personal en Sanidad y Educación, desde el PP proponemos que en lugar de recortar a los funcionarios, recorten a la mitad el número de asesores y cargos políticos, que en los 5 años de presidencia Armengol se han incrementado de 122 a 231”, apunta el secretario general de la formación.

La medida anunciada ayer con ‘agosticidad y alevosía” a los sindicatos en la Mesa General del Empleado Público, apenas unas horas antes de su aprobación en Consell de Govern y negándose a cualquier negociación, “demuestra el cinismo y el talante del Govern”, según Fuster. La medida supone el recorte en un 2% de los complementos autonómicos que perciben los trabajadores públicos, como carrera profesional, productividad o de destino y de, esta manera, neutralizar la subida del 2% en las retribuciones básicas de todos los empleados de las administraciones públicas decretada por el Estado en enero, en virtud del acuerdo firmado por el Gobierno de Mariano Rajoy y los sindicatos en 2018 para la actualización de los salarios de los funcionarios.

Hasta ahora, Extremadura y Comunidad Valenciana eran las únicas que todavía no habían aplicado la subida del 2%, pero la primera ha anunciado que lo hará antes de fin de año y la segunda, en la nómina de noviembre con carácter retroactivo. En ningún caso han planteado recortes de los complementos autonómicos, como hará el Govern balear, por lo que los trabajadores públicos de nuestra comunidad “serán los únicos en toda España que verán recortados sus derechos”.

“Armengol siempre ha dicho que nunca recortaría derechos a los empleados públicos y ahora, con la excusa de la crisis de la COVID19, coge las tijeras para bajar los salarios de los trabajadores públicos cuando, si algo necesitan los empleados públicos, es un espaldarazo y un reconocimiento a su trabajo, dedicación y sacrificio que han realizado durante la situación provocada por la pandemia”, apunta Fuster. Por eso, pide a la presidenta “menos aplausos y más cumplir con los acuerdos acordados en las diferentes mesas de negociación”.

Etiquetas:

Parlament