PP Balears

El PP denuncia recortes y precariedad asistencial en los centros de salud de Balears


• Los ‘populares’ recriminan al Govern de Armengol “los recortes de personal y servicios, y la precariedad en la que se encuentran los centros salud de atención primaria en nuestras islas”

• Desde el Partido Popular destacan que “la situación se agravado por la COVID, pero que ya venía produciéndose antes de la pandemia, por la nula gestión de la conselleria de Salud”

• Marga Durán: “Los recortes y el abandono de la atención primaria por parte del Govern tiene como consecuencia también que las urgencias hospitalarias se saturen”

El Partido Popular de las Illes Balears denuncia el abandono de la Atención Primaria en todas las islas en pleno repunte de casos de COVID-19 y recrimina al Govern de Armengol “los recortes de personal y servicios, y la precariedad en la que se encuentran los centros salud de atención primaria en nuestras islas”.

La diputada Marga Durán incide en que “la situación se ha agravado por la COVID, pero ya venía produciéndose antes de la pandemia por la nula gestión de la conselleria de Salud” y recuerda que los datos indican que la ratio de usuarios por facultativo en nuestras islas es de 1.761 usuarios, 400 más que la medida española.

Por ello “pedimos que el Govern priorice los recursos públicos y adopte medidas para reforzar la atención sanitaria más próxima a los ciudadanos, con la contratación de más médicos y enfermeras, cubriendo las bajas o las vacaciones del personal, algo que no se está haciendo, lo que está provocando que en muchos centros de salud no haya médico o pediatra y los vecinos de ese municipio deban trasladarse a otro para ser atendidos”, argumenta.

Por eso, “además, desde el PP también pedimos que, desde la Conselleria, se oriente la organización de las unidades básicas de salud a las necesidades de los ciudadanos, equilibrando de manera progresiva la atención telefónica con la presencial. Los recortes y el abandono de la atención primaria por parte del Govern tiene como consecuencia también que las urgencias hospitalarias se saturen, porque los ciudadanos buscan una atención sanitaria que no encuentran en sus centros de salud más próximos”.

Con todo, recuerda que “hay muchísimos centros sanitarios que tras lo más duro de la pandemia en Balears siguen sin abrirse, como el de Santa Margalida, por ejemplo y “unidades básicas como la de Montuïri, Petra, Ariany o Sant Joan se han quedado sin médico, se han anulado muchísimas pruebas analíticas y no hay servicio de pediatría, con los consecuentes problemas de salud que puedan derivarse por la falta prematura de diagnóstico”.