PP Balears

El PP de Palma pide a Cort un estudio de impacto social y económico de las restricciones del tráfico en Santa Catalina y teme por la supervivencia del mercado

• Reclama que ese informe sea elaborado en un plazo de tres meses y que hasta entonces se suspendan las medidas que afectan al tráfico de vehículos
• Alerta que tras el cierre del mercado de Camp Redó y las críticas desde Pere Garau por la peatonalización de Nuredduna, “Palma corre el riesgo de perder el patrimonio de los mercados”
• Ha reprochado al regidor Rodrigo Romero, de Podemos, que “pasará a la Historia como el responsable de la muer-te de los mercados municipales”

El PP de Palma, por medio de su portavoz en Cort, Mercedes Celeste, ha pedido hoy al equipo de gobierno municipal que elabore en un plazo de tres meses un estudio de evaluación del impacto sobre la actividad social, comercial y laboral del barrio de Santa Catalina que conlleva la aplicación de las medidas que afectan a la movilidad de vehículos recogidas en el Plan Especial de Protección Arquitectónica y Ambiental de Santa Catalina. Mientras eso no ocurra, el PP de Palma ha instado al equipo de gobierno a suspender la aplicación de dichas medidas, aprobadas con los votos en contra de los populares, y que cuentan con un amplio rechazo de vecinos y comerciantes de la zona, especialmente los del Mercat de Santa Catalina. La propuesta ha sido rechazada por el equipo de gobierno.

La portavoz popular en Cort ha lamentado que el gobierno de Hila “no haya previsto un plan económico para el mercado de Santa Catalina ni se haya preocupado por su supervivencia”, una actitud que viene a sumarse al abandono del mercado de Camp Redó o a la peatonalización de Nuredduna, que los comerciantes del mercado de Pere Garau ven como una amenaza. “Con la gestión de Hila nos vamos a encontrar que Palma corre el riesgo de perder el patrimonio de los mercados”, ha apuntado.

En este sentido, en su intervención en el Pleno de hoy, Mercedes Celeste ha reprochado al regidor de Promoción Económica y Ocupación, Rodrigo Romero, de Podemos, que “pasará a la Historia como el responsable de la muerte de los mercados municipales”.

Así, Mercedes Celeste ha alertado que el equipo de gobierno municipal “no está velando por la protección y conservación de los mercados municipales” después de haber cerrado a principios de legislatura el Mercat de Camp Redó “porque no fueron capaces de subsanar las deficiencias que presentaba y no saben cómo y cuándo lo volverán a abrir”. Por esa razón, ha reclamado al gobierno de Hila que en el plazo de dos meses presente un plan para la rehabilitación integral y puesta en funcionamiento de este espacio.