PP Balears

El PP de Palma insta a Hila a adecuar Son Toells o a buscar un recinto alternativo para frenar la plaga de vehículos abandonados en la calle

• Alerta de los graves riesgos para el medioambiente y para la seguridad de los ciudadanos que representa la proliferación de estos residuos en la vía pública

El Partido Popular de Palma en Cort, por medio de la regidora Montserrat Oliveras, instará en el próximo Pleno al gobierno del alcalde José Hila a solucionar “de una manera urgente” el problema del recinto de Son Toells, que impide su uso como depósito de vehículos abandonados, “o, en su defecto, a buscar un espacio alternativo”, todo ello “con el fin de frenar esta plaga con el fin poder retirar y depositar los vehículos abandonados en la vía pública”.

En este sentido, la formación alerta de los “graves riesgos para el medio ambiente por posibles vertidos contaminantes de estos vehículos y para la seguridad ciudadanía” que supone la presencia de estos residuos en la calle lo que, además, contribuye al “deterioro de la imagen de nuestra ciudad”.

Sobre este aspecto,Oliveras sostiene que “la falta de gestión del equipo de gobierno para adecuar Son Toells o buscar un depósito alternativo de vehículos ha llevado a esta situación que deviene insostenible”. Así, recuerda que “desde antes del año 2018, el equipo de gobierno conoce los problemas de Son Toells como depósito para vehículos retirados para su descontaminación y posterior tratamiento como residuo sólido urbano”. De hecho, añade, “desde 2019, las autoridades de Medio Ambiente procedieron a la clausura del recinto por vertidos contaminantes, lo que ha traído como consecuencia que los coches permanezcan en las calles porque no hay lugar donde llevarlos. Han pasado los años sin que el alcalde Hila haya acondicionado el recinto de Son Toells o buscado una alternativa”.

La regidora popular recuerda que “desde hace años venimos arrastrando un problema de seguridad y salubridad por la falta de retirada de los vehículos en la vía pública. No se puede permitir continuar con esta situación que convierte a Palma en un foco de contaminación, además de provocar un fuerte impacto visual, tanto para la ciudadanía como para los visitantes”.

Se estima que el número de vehículos abandonados en las calles de Palma supera los 5.000.