PP Balears

Company condiciona el apoyo del PP al Plan de Reactivación Económica a la incorporación de medidas “para salvar a las empresas, ayudar a las familias y a no subir los impuestos”

• Pide a Armengol que “practique el consenso que tanto predica y renuncie a la política de hechos consumados”
• “El PP quiere aportar y participar, pero la presidenta del Govern confunde la lealtad con la sumisión”
• “Para poder sumarnos al documento del Ejecutivo, éste debe incluir una serie de medidas contundentes y efectivas para afrontar la crisis económica, que a día de hoy no figuran en el plan”

El presidente y portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Biel Company, se ha referido esta mañana, en la rueda de prensa previa al pleno, a su pregunta a la presidenta del Govern sobre la planificación prevista para reactivar la economía y afrontar la crisis social y económica y ha destacado que “el PP acudió por responsabilidad a la presentación del Plan de Reactivación Económica, y porque queremos ayudar en esta situación y poder aportar, pero si uno quiere aportar y participar y la otra parte solo ofrece una política de hechos consumados y el rechazo permanente a las propuestas que planteamos desde el PP, se hace muy difícil”.

En este sentido, el dirigente del PP ha afirmado que “Armengol practica un falso consenso y confunde de manera interesada lealtad con sumisión. Nosotros continuamos abiertos a sumarnos a este Pacto para la Reactivación Económica, de hecho fuimos los primeros a proponer una Comisión parlamentaria para ello, que Armengol también rechazó”.

Sin embargo, Company ha explicado que “para podernos sumar al Plan, éste tiene que incorporar medidas que entendemos fundamentales para afrontar la crisis y que no están en el documento, tales como más ayudas a nuestras empresas y autónomos, tanto directas como través de créditos avalados por el ISBA, es necesario movilizar unos 900M€ y no los 150M€ que se han movilizado hasta ahora; medidas de acceso a la vivienda que hemos propuesto desde el PP y que el Govern ha rechazado; ayudas a las familias, que en septiembre afrontarán un inicio de curso más complicado que nunca; un compromiso público y por escrito que, al menos, no subirán los impuestos, puesto que hace tiempos que Armengol renunció a bajarlos y medidas de ahorro del gasto público, como reducir en la mitad los altos cargos y asesores políticos del Gobierno”.

CAÓTICA GESTIÓN EDUCATIVA

Por otra parte, el presidente del PP ha explicado que su formación interpelará al conseller March sobre ratios escolares en los centros educativos de las Islas Baleares y ha señalado que “nos preocupa especialmente dadas las actuales circunstancias sobrevenidas por el coronavirus y la distancia social recomendada, ya que puede complicar el inicio del próximo curso escolar”.

Company ha recordado “el 30 de septiembre de 2015, March firmó un Acuerdo marco con los representantes sindicales de la enseñanza pública. “Para la recuperación de derechos perdidos”, dijo que era, e incluía medidas como el compromiso de reducir las ratios en las aulas: 20 niños en infantil, 25 en primaria y 30 en secundaria”, sin embargo, el ‘popular’ ha apuntado que “hoy, los datos son claros: un 53% de los grupos de educación infantil superan los 20 alumnos por aula, un 20% de los grupos de primaria superan la ratio máxima de 25 alumnos y de estos hay grupos que superan el extra del 10% que permite la ley, llegando a haber grupos de hasta 32 niños por aula”.

“Es una lástima que este Govern no haya cumplido cuando había recursos, cuando tuvieron 4.000 millones. Lamentablemente, este dinero no ha servido ni para mejorar la cuota de profesorado, ni para hacer nuevas escuelas ni para reducir las ratios de niños en las aulas”, ha dicho el portavoz del GPP y ha añadido que “es evidente que la pandemia no se culpa del Govern, pero sí la falta de gestión, la negligencia en las políticas educativas durante cinco años, las ratios incumplidas, los barracones y la carencia de profesorado suficiente para hacer frente en el curso que viene”.