PP Balears

Antich quiere gobernar sin el Parlament

EL PP obliga al President a dar explicaciones de la crisis en la Cámara

El Portavoz, Calos Simarro, junto al Portavoz Adjunto, Toni Fuster han comparecido para analizar la situación política actual y de la que podemos destacar:

La iniciativa del Partido Popular de plantear en el Parlament la convocatoria de un debate de Política General para poder analizar las consecuencias de la crisis institucional provocada por el president Antich, permitirá que los representantes de los ciudadanos tengan conocimiento directo de las consecuencias de la crisis de govern.
• Antich irá al Parlament obligado por el Partido Popular, porque ni se había planteado comparecer para explicar la ruptura del pacto de izquierdas. No entendemos cómo Antich puede calificar este debate de inútil, como ha hecho ayer en Madrid.
• En este sentido, es preocupante la dinámica de la izquierda de querer minusvalorar el papel del Parlament, como máximo órgano de la representación popular, contraponiéndolo a una supuesta eficacia administrativa que podría desarrollar el Govern sin contar con el Parlament.
• La eficacia gestora hasta hoy está por demostrar. Este Govern han sumido a las Baleares en la peor crisis de su historia, frente a la que ha respondido con la parálisis. Una parálisis que continuará todo el tiempo que dure esta legislatura.
• La necesidad de cambios drásticos es una evidencia que caerá como fruta madura.
• Pensamos que el debate pondrá en evidencia la ilegitimidad del actual Govern. Antich resultó investido presidente mediante los acuerdos del pacto de izquierdas de 2007. Antich ha roto ese pacto, hoy no sabemos si sigue contando con el apoyo parlamentario que pone y quita gobiernos. De ahí nuestra razonada exigencia de que Antich se someta a la cuestión de confianza.
• Ante la negativa a la cuestión de confianza y la negativa siquiera a comparecer en el Parlament, el PP, por respeto a la institución parlamentaria, le exige explicaciones en un debate con mayor amplitud que la simple comparecencia.

• El govern Antich pretende continuar en el poder como si aquí no hubiera pasado nada:
o Con evidente desprecio a las más elementales normas de la democracia, sin dar explicaciones en el Parlament de la crisis de Govern provocada por el mismo president. Si la crisis la hubiera protagonizado un govern del PP, no hay duda de que desde el PSOE y el Bloc hoy estarían hablando de alguna clase de golpe de estado, o del caballo de Pavía, invocado por el mismo PSOE en otro momento de nuestra historia democrática.
o Envuelto en el manto del diálogo con los dirigentes empresariales y sindicales, Antich quiere ignorar al Parlament, como si pretendiera sustituir la soberanía popular por el apoyo de los dirigentes de la patronal y de los sindicatos. Antich debe asumir su responsabilidad. No puede seguir escondiéndose detrás de los dirigentes empresariales y sindicales.

• La realidad sin embargo es la que es, por mucho que Antich se esconda en el Consolat de la Mar:
o Durante el mandato del pacto de izquierdas, las Baleares han perdido dos millones de turistas.
o Han cerrado casi 10.000 empresas, mayoritariamente pequeñas y medianas empresas. En julio de 2007, funcionaban en Baleares 47.952 empresas; a noviembre de 2009 eran 38.009)
o El número de parados supera las 112.000 personas.


• Todas las medidas anunciadas desde el Govern se han mostrado ineficaces. Se han quedado en el anuncio. La foto con la vicepresidenta del Govern es un nuevo capítulo de la crónica de los anuncios que luego no se hacen realidad.
• La única medida de reducción del tamaño de las administraciones ha venido forzada por la acción de la justicia, en ningún caso por iniciativa de Antich, Francina Armengol o Aina Calvo, lo cual viene a demostrar que podían haberlo hecho mucho antes, cuando se lo proponía el Partido Popular. Las decisiones de ahora vienen a darnos la razón acerca de la denuncia de haberse repartido la administración por las demandas de los partidos del pacto y no por criterios de eficacia y de servicio a los ciudadanos.

• Ante el desolador panorama al que nos enfrentamos, pensamos que sólo cabe devolver la voz a la soberanía popular. Ya que Antich no es capaz de reconducir la grave situación económica, social, laboral e institucional de Baleares, que sean los ciudadanos quienes encomienden esa responsabilidad a quienes crean que pueden hacerlo mejor.

• Si Antich no es capaz de asumir su responsabilidad y se enroca en anteponer sus intereses políticos y de partido a los intereses de los ciudadanos, será el momento que el PP tomará en consideración la posibilidad de plantear una moción de censura para convocar de manera inmediata las elecciones.