PP Balears

OPINIONES PP BALEARS

09/07/18
Opinión

La protección y defensa de las familias.... más allá de medallas políticas

De todos es sabido ya, a estas alturas de legislatura, que nos encontramos ante un govern sin ideas, que legisla tarde y mal. El último ejemplo lo encontramos en la Ley de apoyo a la familia y a la maternidad, un proyecto de ley ambicioso, completo y muy necesario. Desde el Partido Popular decidimos presentarlo, ya que consideramos prioritario el apoyo a las familias, a todas las tipologías de familia, como pilar básico y fundamental  de nuestra sociedad.  
 
Como bien dice la Declaración Universal de los Derechos Humanos: la familia representa el elemento natural universal y fundamental de nuestra sociedad. También en el ámbito de la familia configuramos nuestro desarrollo social, económico, político, ético, cultural... La familia es, en definitiva, donde empieza todo, donde nos educamos, donde nos hacemos personas. La familia tiene también un papel decisivo dentro de la sociedad como elemento de vertebración e instrumento de cohesión social.  
 
Por todos esto y otros muchos motivos, las administraciones han de estar al lado de las familias, las han de proteger y dotar de las herramientas necesarias que les permitan desarrollarse y afrontar los nuevos retos que se les presenten. 
 
La mayoría parlamentaria de izquierdas tumbó la toma en consideración del texto presentado por el PP, por el simple hecho de venir del Grupo Popular, ya que durante sus intervenciones parlamentarias, no pude encontrar ni un sólo argumento para votar en contra, por lo que, durante un momento creí, ilusa de mí, que imperaría el sentido común y acabarían votando a favor, pues se trataba de la manera más rápida de aprobar la ley. Pero ni sentido común ni ideas, puesto que el gobierno de  Armengol ha presentado una ley con 18 artículos idénticos a los presentados por el PP. 
 
Pero en cualquier caso, como partido mayoritario de Baleares, seguiremos defendiendo medidas concretas e innovadoras que ya están funcionando en otras comunidades como Galicia, Madrid, País Vasco o Cataluña.  
 
Como punto esencial creemos que se ha de regular la protección a la maternidad, apoyando la maternidad libremente decidida por aquellas madres que lo tienen más difícil, también se ha de regular la guardia compartida,  fundamental para garantizar el derecho de los hijos a disfrutar de sus padres, pero siempre contando con todas las garantías de que se priorice el interés del menor por encima de cualquier otra cosa. 
 
Desde el Partido Popular, incluimos en nuestro proyecto de ley, un Plan de parentalidad incluyendo, de manera muy clara, la corresponsabilidad del padre y la madre cuando se mantiene el núcleo familiar, pero también cuando hay una ruptura de la familia, corresponsabilidad sobre la custodia, los gastos y la educación.  
 
La conciliación laboral y familiar es básica para poder desarrollar un proyecto de vida en el que no se tenga la obligatoriedad de tener que renunciar a situaciones que puedan enriquecer nuestra vida, se deben establecer ayudas económicas directas y con perspectiva de igualdad a las familias, para la conciliación de la vida laboral y familiar, así como el impulso de medidas para favorecer también la conciliación con la empresa privada. 
 
Las medidas fiscales estaban llamadas a tener un papel fundamental y de especial importancia en dicha ley, ya que consideramos que es necesario rebajar la presión fiscal a las familias para que así, puedan desarrollar su proyecto familiar de forma más libre. Dicho Plan recoge beneficios fiscales para todas las familias en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados y sobre sucesiones y donaciones, así como bonificaciones para aquellas familias definidas como de especial consideración (numerosas, monoparentales, con algún miembro con discapacidad). También pretendíamos reconocer las situaciones de emergencia social, ayudas también por parte de adopciones múltiples o ayudas a la conciliación.  
 
Así pues, la familia merece un reconocimiento social, los representantes públicos tenemos la obligación de que las instituciones de nuestras Islas las apoyen y protejan, estableciendo el marco legal necesario para llevar a cabo todas estas políticas. El ambicioso proyecto de ley que presentó el Partido Popular y fue rechazado por el sectarismo de la izquierda que nos gobierna, tenía un planteamiento integral y obligaba a aplicar la ley de forma transversal, implicando a todas las administraciones de Balears. Ahora para que Armengol pueda decir que lo ha hecho ella, las familias de Balears tendrán que seguir esperando. Es lo que tiene gobernar sólo pensando en el rédito político. ¡Qué triste!  

Etiquetas:

Partido