PP Balears

Los senadores de Balears presentan una moción para luchar contra las denuncias falsas de turistas por intoxicaciones alimentarias en establecimientos hoteleros españoles


• El informe de la Asociación Británica de Agentes de Viaje indica que las reclamaciones de los turistas británicos han crecido en un 131% con respecto a 2015.
• Según estimaciones del sector turístico, las peticiones que los turistas británicos han realizado en establecimientos hoteleros españoles ascienden a más de 50 millones de euros
• El diputado mallorquín Miquel Ramis será el encargado de defender la moción en la Comisión de Energía y Turismo

Los senadores populares de las Illes Balears, Miquel Ramis, Cati Soler y Santi Marí, han presentado una moción en el Senado que se debatirá en la Comisión de Energía, Turismo y Agenda Digital para instar al Gobierno a seguir impulsando acciones que combatan las situaciones de abusos que se están produciendo por parte de turistas británicos, utilizando los medios diplomáticos y la Consejería de Turismo en Londres, así como cualquier otro medio a su alcance, para detectar, corregir y evitar que denuncias falsas de intoxicaciones alimentarias en establecimientos hoteleros españoles se sigan produciendo, ya que están perjudicando no solamente al sector turístico, sino a la Marca España en su conjunto.
El informe de la Asociación Británica de Agentes de Viaje (ABTA) indica que las reclamaciones por intoxicación alimentaria de los turistas británicos han crecido en un 131% con respecto al mismo periodo de 2015. Según estimaciones del sector turístico, las peticiones que los turistas británicos han realizado por supuestas intoxicaciones alimentarias en establecimientos hoteleros españoles ascienden a más de 50 millones de euros.
Se trata de falsas denuncias por supuestas intoxicaciones que, casi siempre, se canalizan a través de los mismos bufetes de abogado especializados en este tipo de demandas. Los hoteleros han comprobado cómo ciudadanos británicos actúan en las propias zonas turísticas como comerciales de estos despachos de abogados y persuaden en la misma calle a potenciales clientes. Tratan de convencer a estas personas de que pueden conseguirles unas vacaciones gratis.
“La realidad es que la legislación británica se lo pone fácil. Para realizar una reclamación falsa, al ciudadano británico le basta probar que ha comprado un fármaco. Luego eso se vista de informes médicos, muchas veces realizados meses después, y se reclama ante la justicia británica”, explica Miquel Ramis. La explicación a esta estafa hay que encontrarla en la reforma de la Ley Jackson de 2013, por el que se deja fuera del arbitraje de consumo las reclamaciones de servicios prestados fuera de Gran Bretaña. “Hay que tener en cuenta que en el Reino Unido, el reclamante no tiene que acreditar la enfermedad, ya que el coste legal al que se enfrenta el reclamado en caso de exigir dicha acreditación suele ser mayor que la propia indemnización”, añade el diputado popular.
Ramis será el encargado, por parte del Grupo Parlamentario Popular en el Senado, de defender la moción en la Comisión de Energía, Turismo y Agenda Digital.

Etiquetas:

Senado