PP Balears

El PP pide 500.000 euros para el IMAS para combatir el riesgo de pobreza energética hasta final de año

• Reclama asimismo que se habilite una partida para este concepto en los presupuestos de 2019
• La formación alerta del aumento en el precio del butano y la electricidad desde este verano, un hecho que coincide con síntomas de desaceleración económica en España

El PP en el Consell de Mallorca, por medio de la consellera Catalina Cirer, pedirá el próximo jueves a la institución insular que, a través del Institut Mallorquí d’Afers Socials (IMAS), habilite una partida de 500.000 euros para combatir el riesgo de pobreza energética hasta el 31 de diciembre del presente año.

Además, solicitará que el IMAS habilite una partida en los presupuestos de 2019 para atender este concepto y que estas ayudas sean gestionadas a través de los ayuntamientos o a través de las entidades de inclusión, como por ejemplo Cáritas o Cruz Roja.

La consellera popular alerta que, durante el mes de agosto, la factura de la luz ha aumentado casi un 11% de media con respecto al mismo mes de 2017, una tendencia que se ha mantenido durante todo el mes de septiembre, llegando a cifras de máximo anual, lo que convirtió al último verano en el que ha tenido el precio de la electricidad más cara en los últimos 10 años.

A todo ello, hay que añadir también que el precio de la bombona de butano (que consumen 8 millones de hogares en España) subió también su precio un 4,9% el pasado mes de julio, después de dos bajadas de precios en marzo y mayo del presente año.

El PP es consciente de que Balears cuenta con la Mesa para la lucha contra la Pobreza Energética, existe un fondo autonómico para paliar esta problemática y valora positivamente las Ayudas de Urgente Necesidad existentes en el IMAS para hacer frente a las demandas de la población vulnerable.

Sin embargo, la formación considera que el nuevo escenario de subidas de precio de los servicios básicos para las familias, así como los síntomas de desaceleración económica que se han registrado en España en los últimos meses, hace necesario adoptar nuevas medidas que refuercen las ya existentes para poder garantizar la atención a las personas más vulnerables.