PP Balears

El PP exige una rectificación pública de la delegada del Gobierno

• Para Rosario Sánchez no es un insulto ni una falta de respeto llamar “payaso” a los policías uniformados
• Es inadmisible que la delegada se ponga de perfil en un asunto como este y queda en entredicho su autoridad para seguir en el cargo

El PP de las Illes Balears exige una rectificación pública de la delegada del Gobierno en Balears, Rosario Sánchez, por considerar que llamar “payaso” a un policía vestido de uniforme no es un insulto, ni una falta de respeto. Desde el PP se considera inadmisible que la máxima responsable política de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad en las Islas intente quitarle importancia a un hecho grave, que menoscaba la autoridad y el respeto necesario a los miembros que componen dichos efectivos.

El PP lamenta que la delegada del Gobierno se ponga de perfil en un asunto como este y cuestiona la autoridad y la capacidad de Rosario Sánchez para continuar al frente de la Delegación del Gobierno en las Illes Balears si no es capaz de rectificar y estar a la altura del cargo.

Además, desde el PP balear se quiere transmitir todo el apoyo a los policías que sufrieron el desagravio y, en general, a todos los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que realizan su labor en nuestras islas con profesionalidad y al servicio de todos los ciudadanos.

Los hechos, denunciados por los sindicatos policiales, se refieren a un hecho ocurrido hace poco más de un mes, cuando un hombre se dirigió a los policías uniformados en la Comisaría de distrito de Oeste de Palma llamándoles “¡sois unos payasos!”. Los policías realizan, entonces, la correspondiente acta-denuncia por una falta de respeto y consideración, como recoge la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana 4/2015, y la tramitan a la Dele-gación de Gobierno para que el individuo sea sancionado.

Pero la respuesta de la delegada de Gobierno en las Illes Balears, Rosario Sánchez, es que dicha expresión no es una falta de respeto ni de consideración ya que, según sus palabras textuales, “no configura en el sentir social desprecio alguno”. Una respuesta que ha indignado a la Confederación Española de Policía y a la Unión Federal de Policía de Baleares, quienes han pedido una rectificación pública a la delegada.

Etiquetas:

Partido