PP Balears

El PP considera el PIAT del Consell un “ataque a los propietarios y a la actividad económica complementaria”

• Acusa al Pacte de “engañar a la oposición y a los ayuntamientos” ya que mientras prohíbe el alquiler en rústico protegido favorece la masificación de estas fincas mediante la Ley de caminos públicos y senderismo
• La formación considera que la izquierda “ningunea a los ayuntamientos” al impedirles participar en la redacción de un documento “ideológico y sin rigor científico”

El PP en el Consell de Mallorca, por medio su portavoz, Mauricio Rovira, ha calificado de “ataque a la economía de los propietarios y a la actividad económica complementaria” el veto del gobierno de izquierdas al alquiler turístico en suelo rústico protegido recogido en el Plan de Intervención en Ámbitos Turísticos (PIAT) acordado por PSIB, Més y Podemos “que hemos conocido hoy por la prensa porque ni hemos participado en la negociación ni se nos ha mostrado documento alguno” en un “nuevo ejemplo de la política de rodillo del Pacte, que gobierna de espaldas a los mallorquines y la oposición”.

En este sentido, considera que el nuevo planeamiento, que debe aprobarse antes del 1 de agosto, “amenaza la viabilidad futura de la actividad agraria de las fincas y de la actividad económica complementaria” señalando que los primeros “encontraban en el alquiler vacacional una fuente adicional de ingresos para rentabilizar sus explotaciones y reinvertir en la mejora del entorno” mientras que los segundos, como los colmados, los restaurantes, los comercios o los profesionales autónomos “verán mermados sus ingresos en temporada alta pero, más grave aún, en los temporada baja”.

Por ello, lamenta que con este PIAT el Consell “pierde una oportunidad de oro para impulsar la desestacionalización” al tiempo que “engaña a la oposición y a los ayuntamientos respecto a la masificación ya que, mientras por un lado prohíbe el alquiler vacacional en rústico protegido, por otro, mediante la ley de caminos públicos y senderismo, favorece la masificación de estas mismas fincas en cualquier época del año”.

Rovira acusa además al Consell de “ningunear a los ayuntamientos afectados por una decisión respecto a la cual no han podido pronunciarse cuando, precisamente, son ellos los que conocen mejor que nadie la realidad de sus respectivos municipios y, en consecuencia, deberían haber tomado parte en la redacción del PIAT”, un documento que refleja “la verdadera esencia del gobierno del no, que opta por prohibir ante la incapacidad para gobernar”.

Asimismo, critica las condiciones impuestas por el Pacte para permitir el alquiler turístico en las propiedades en rústico común, como que éstas también incluyan obligatoriamente usos agrícolas, porque “no han sido pactadas con el sector, ni con los ayuntamientos ni, como viene siendo habitual, tampoco con la oposición”.

En consecuencia, Rovira considera que los partidos de izquierda “han firmado un PIAT ideológico” para contentar a sus votantes y “sin ningún rigor científico” ya que los índices de supuesta saturación “se han elaborado en base a criterios ideológicos y, por tanto, subjetivos y estadísticas desfasadas que nada tienen que ver con la realidad actual de los municipios”.