PP Balears

El PP censura la “sumisión” del Pacte en el Consell por negarse a reclamar al Govern el pago de la deuda de 125 millones más los intereses

• La formación recuerda que el PSIB-PSOE ya exigía el pago de ese importe durante la pasada legislatura mientras ahora “agacha la cabeza” ante Armengol
• La deuda de 125 millones tiene su origen en la época de Francesc Antich como presidente del Govern y Francina Armengol como presidenta del Consell de Mallorca

El portavoz del PP en el Consell de Mallorca, Mauricio Rovira, ha acusado al equipo de gobierno insular que preside Miquel Ensenyat de “agachar la cabeza y actuar con sumisión en detrimento de los intereses de la institución y el con-junto de los mallorquines” después de que el tripartito de izquierdas haya rechazado en el Pleno de hoy la propuesta popular de reclamar al Govern de les Illes Balears la deuda de 125 millones de euros más los intereses correspondientes que acumula desde tiempos de Francesc Antich como presidente de la CAIB y Francina Armengol al frente del Consell.

El PP ha hecho extensivo su reproche también a la negativa mostrada por el equipo de gobierno de aprobar la propuesta del PP a objeto de presentar un recurso contencioso administrativo contra la resolución de la conselleria de Hacienda y Administraciones Públicas de la CAIB, presidida por la socialista Catalina Cladera, por el recálculo “arbitrario” de la deuda de la comunidad autónoma con el Consell y que se ha traducido en “una quita de 26 millones de un plumazo” a los mencionados 125 millones.

Sobre este aspecto, Rovira ha aclarado que “nosotros reclamamos el pago inmediato y con intereses porque ya lo hacía el PSIB-PSOE en este Consell durante la pasada legislatura. No puede ser que el que debe decida cuánto debe pagar sin acuerdo y sin consenso con la administración que debe recibir ese dinero”. Además, el portavoz popular ha calificado de “regalo” la reducción de esos 26 millones de euros y ha quejado por el hecho que “el Consell permita a la señora Armengol quitar ese dinero al Consell de Mallorca”.

El pago de las conocidas como bestretes era fruto de un acuerdo entre el gobierno de Francesc Antich y los consells insulars que debía mantenerse hasta que no se aprobase una ley de financiación de los gobiernos insulares, algo que finalmente sucedió la pasada legislatura bajo el mandato del PP.