PP Balears

El GPP solicita la “disolución” de la Comisión no permanente sobre la auditoría de la deuda

• La decisión se ha tomado esta mañana tras el “bochornoso” espectáculo que ha tenido lugar durante la votación de los planes de trabajo
• El punto de fricción entre los partidos del Pacte es la propuesta de Podemos de contratar una consultora externa para la realización de la auditoría
• PSIB y MÉS han votado en contra del Plan de trabajo de Podemos y la formación morada ha hecho lo propio con el de socialistas y ecosoberanistas

En la mañana de hoy se ha reunido la Comisión no permanente sobre la auditoría de la deuda, con el único punto en el orden del día, de aprobar el Plan de trabajo de dicha comisión. Ante la falta de entendimiento de los partidos del Pacte, se han presentado dos planes de trabajo: uno conjunto de PSIB y MÉS per Mallorca y otro de Podemos, ambos han sido rechazados, puesto que PSIB y MÉS han votado en contra del de Podemos, y la formación morada ha hecho lo propio con el presentado por Socialistas y ecosoberanistas.

Ante el “bochornoso” espectáculo vivido esta mañana en el Parlament y dado que el Grupo Parlamentario Popular, había manifestado desde el principio que estaba en contra de dicha comisión, el diputado menorquín, Antoni Camps, ha confirmado que “hemos solicitado la disolución de esta Comisión no permanente que ya no se tendría que haber creado, ha sido un capricho de Podemos”.

Camps cree que “no tiene sentido seguir con el análisis de una deuda que esta auditada y revisada por Sindicatura de Cuentas e Intervención general de la Comunidad Autónoma, por lo tanto ya se conoce el resultado y estamos ante una pérdida de tiempo, de dinero y de recursos de la administración”, ha ma-nifestado el diputado Popular.

El menorquín considera que “no podemos permitir que se arrastre al Parlament a este nivel del ridículo, como hoy lo han hecho los partidos del Govern: PSIB, Podemos y MÉS, ha sido un esperpento de los grupos que dan apoyo al Govern, no hay entendimiento entre ellos, cada uno va por su lado. Han arrastrado al Parlament a crear esta Comisión y a perder un tiempo precioso que se podría haber dedicado a otras cosas”.

El principal punto de conflicto de los planes de trabajo, es que Podemos pretende que dicha auditoría sea realizada por una “consultora especializada en auditorías ciudadanas”, algo que los letrados del Parlament han considerado que “no se ajusta a ninguno de los instrumentos previstos en el artículo 46 del Reglamento del Parlament, ni se ajusta a las competencias del Parlament”.